“En mi principio está mi fin. Una tras otra,

las casas se levantan y caen, se derrumban, se amplían,

son repuestas, derruidas, restauradas, o en su lugar

se extiende un descampado, o una fábrica, o una circunvalación.

Viejas piedras en nuevos edificios, vieja leña en nuevas hogueras,

nuevas hogueras en ceniza, y ceniza en la tierra

que ya es carne, pellejo y heces,

huesos humanos y animales, tallos de trigo y hojas.

Las casas viven, mueren: existe un tiempo para edificar

y otro para la vida y la generación,

y otro para que el aire rompa el vidrio desportillado

y sacuda las tablas donde corretea el ratón de campo

y el raído tapiz que exhibe su callado lema.

En mi principio está mi fin. Ahora cae la luz

a lo largo del descampado, desertando la senda

acechada de ramas, en la penumbra de la tarde,

donde el talud te acoge al paso de la furgoneta,

y la senda persiste en dirección

al pueblo, hipnotizada en el calor

vibrante. En la calina, la piedra gris absorbe,

no refracta, la luz encandecida.”

Escrito por Oscar Cruellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s