Fue un arbitrio contributivo concedido por el papa Pío VII a la corona española el 12 de diciembre de 1806. Consistía básicamente en la potestad de vender la séptima parte de los predios de propiedad de las iglesias, monasterios, conventos, comunidades, fundaciones y órdenes militares a condición de indemnizar a los afectados con una cantidad equivalente a los beneficios producidos durante cinco años. La guerra de la Independencia impidió su práctica.

Escrito por Oscar Cruellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s