Buenos días desde Academia Cruellas. Hoy vamos a centrar nuestro comentario sobre la formación del Partido Socialista en los Estados Unidos. Antes de la Primera Guerra Mundial el socialismo norteamericano estaba muy disperso y era muy difuso, tanto en su implantación como en su orientación. Hasta 1916 la fuerza electoral estaba al oeste del Mississippi, en donde predominaban mineros, colonos y madereros. Y en 1917 Nueva York se convirtió en el centro neurálgico del socialismo norteamericano.

En sus comienzos la base estaba formada por pequeños granjeros que vivían al oeste del Mississippi, y en la ciudades el partido reclutaba a sus militantes entre los obreros cualificados, los grupos de inmigrantes y los intelectuales. El socialismo ejerció un gran poder de atracción entre los escritores (Jack London,…) intelectuales y periodistas. Este fue el momento en que se desarrollaba el movimiento de los muckrakers, quienes en la prensa denunciaban la corrupción de la vida política y la unión entre los medios financieros y políticos. Fueron muchos los periodistas que llegaron al socialismo por la vía del contacto directo con la realidad y el análisis periodístico de los hechos (Charles Russell, A.M. Simons,…).

Lo que caracterizó al Partido Socialista norteamericano fue su diversidad interna, sus estructuras laxas, democráticas y abiertas. Existían diferentes facciones, pero la coexistencia de múltiples tendencias parecía como algo necesario para el desarrollo de un partido de masas. Había discrepancias en cuanto a la táctica: algunos creían en la eficacia de una coalición de obreros, granjeros y otros grupos radicales de clase media, mientras otros rechazaban estas alianzas. Después de la guerra, seguían las discrepancias en problemas como el racismo y la cuestión femenina.

Sólo la aceptación de algunos principios básicos (reconocimiento de la división de la sociedad norteamericana en clases antagónicas y de la existencia de lucha de clases, así como del monopolio de la clase dominante sobre el Estado y sus diferentes aparatos, y la necesidad de la formación de una conciencia de clase obrera para llevar a cabo cambios profundos) y la perspectiva de derrocar el orden capitalista daban cohesión a este partido ten heterogéneo.

A la derecha del partido estaba Victor Berger, maestro, impresor, periodista y político profesional de origen alemán. Fue sin duda el socialista norteamericano que mejor acertó en construir una organización política estable basada en los sindicatos.

El lider de la tendencia centrista fue Morris Hillquit, representante de la tradición marxista ortodoxa. Era un inmigrante ruso nacido en Riga y criado en el barrio judio de Nueva York.

Eugene Debs representaba la izquierda del movimiento en las cuestiones más específicamente norteamericanas del mismo. Organizador del American Raiway Union. Debs no dejó de luchar toda su vida contra el sistema capitalista porque según sus propias palabras, “es nocivo; por su propia naturaleza es fundamentalmente injusto, inhumano, sin futuro y no puede durar”. Debs encarnaba la unión de las fuerzas radicales (populistas, socialistas utópicos y marxistas, cristianos progresistas y militantes sindicales) que se fusionaron para formar el Socialist Party of America.

Escrito por Oscar Cruellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s