Es posible encontrar cosas que cuesten muy poco, pero todo cuesta algo. Hasta el pastel de cumpleaños que me regalan tiene un coste para mí: el tiempo que dedico a comerlo.

También es posible que sea uno el que paga el coste y otro el que recibe el bien. Y esto tiene efectos económicos importantes. Si se vuelve gratuito el transporte urbano, nos aficionaremos a tomar el autobús más a menudo de lo que lo haríamos si tuviésemos que pagar su precio. Obviamente, se pretende que todos los ciudadanos puedan utilizar libremente un servicio público tan necesario como el transporte; pero como el usuario no paga, tiende a utilizarlo demasiado, y esto es un despilfarro. Por otro lado, alguien estará pagando los impuestos para financiar ese servicio: siempre hay alguien que paga.

Escrito por Oscar Cruellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s