Ahora que estamos en la víspera de nuevas elecciones generales en Argentina, y después del anuncio de la candidatura Fernandez-Fernandez llevado a cabo hace una semana, desde Academia Cruellas, nos planteamos, a muchos kilómetros de distancia, ¿qué es el peronismo? Para muchos, el Peronismo, en su versión clásica, representaría el ejemplo más perfecto de democracia populista. En 1945 surgió el peronismo y representa todas las virtudes y defectos del populismo: un líder carismático, que consigue una gran movilización social, pero que al mismo tiempo fractura la sociedad en dos extremos antagónicos (la famosa “grieta”); un régimen que intenta incorporar a la vida política a muchos sectores populares, pero que al mismo tiempo persigue a sus opositores; unos gobiernos que intentan proteger al trabajador, pero que al mismo tiempo fractura la institucionalidad republicana. Todas estas contradicciones hacen del peronismo un movimiento social difícil de encasillar desde la perspectiva europea. Hoy a más de 70 años de su nacimiento, todavía permanece en el centro de la política argentina. A pesar, de que actualmente, el peronismo está fracturado en dos ejes: los kircheneristas, y el peronismo perdonable según el Turco Asís.

El ascenso de Perón dentro del gobierno que asumió el poder en 1943, y su elección posterior como presidente finalizó doce años después en 1955 con un golpe cívico militar, el cual obligó a Perón al exilio durante 18 años. Ahora bien, su figura, lejos de empequeñecer, se agrandó y fue el referente del período 1955-1974.

El peronismo sobrevivió a Perón y se convirtió en el partido dominante de la etapa democrática. Esta es otra característica del peronismo. Su capacidad para no perder vigencia a lo largo de los años. Ello también se debe a que desde Perón y otros líderes, desarrollaron políticas diferentes, lo cual hace todavía más difícil clasificar en términos políticos dicho movimiento. Esto lo podemos observar en que el Perón de 1945 no es el mismo que el de 1973. También tenemos el liberalismo de Menem o el progresismo de los Kirchner. Por ello, tanto la derecha como la izquierda, los liberales o los estatistas, los partidarios de la lucha armada como los partidarios de las elecciones, se consideran todos ellos peronistas.

Por tanto, ¿qué es lo que define al peronismo? Difícil pregunta que la intentaremos desgranar a lo largo de las próximas entradas.

Escrito por Oscar Cruellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s